Dolor en el muslo

dolor muslo
Compartir artículo

El dolor de muslo se ha convertido en una afección frecuente en la sociedad actual.

Causas del dolor en el muslo

Largas jornadas laborales sentados en una silla por un lado y el incremento sostenido de personas que comienzan a realizar ejercicio (fitness, running, ciclismo, etc.), son sin duda la explicación del aumento de casos. Las primera situación suele causar dolores en la parte posterior que muchas veces irradian hacia la pierna. Las segunda, ha contribuido a que cada vez haya más deportistas, aumentando en paralelo la lesiones musculares o traumáticas asociadas.

Tipos de dolor de muslo

Generalmente cabe hacer una distinción entre 4 tipos de dolor en el muslo:

    • Muscular o traumático
    • De origen nervioso
    • De origen circulatorio

Dolor muscular en el muslo

Dentro de este tipo de lesiones podemos dividir a su vez en dos bloques: las lesiones por sobre carga o de aparición progresiva y las lesiones repentinas.
En las primeras el dolor aparecerá en un espacio de tiempo medio o largo. Se deben a una carga prolongada o repetitiva sobre las estructuras musculares. También podemos incluir aquí lesiones que aparecen tras una sola sesión de entrenamiento o competición por haber sometido, durante la misma, a una carga de trabajo muscular excesiva.

Las lesiones musculares repentinas, en cambio, se producen por un mal gesto o por un esfuerzo puntual para el que el músculo no esta preparado en ese momento. puede asociarse a falta de calentamiento, falta de preparación o un esfuerzo excesivo principalmente. Normalmente aparece un sobre estiramiento o una contracción descoordinada (a nivel intramuscular) que produce una elongación o una rotura fibrilar de los músculos. Por ello el dolor aparecerá inmediatamente después de la acción. En este tipo de lesión es necesario el cese inmediato de la actividad deportiva.

Dolor por traumatismo

Cuando el dolor es debido a un traumatismo, resulta muy sencillo de diferenciar ya que el propio paciente es consciente de haber recibido un impacto y generalmente aparecen signo claros como inflamación, coloración o aumento de temperatura en la zona. Se considera dentro de los dolores musculares aunque, ocasionalmente, puede llegar ocasionar lesiones o fracturas óseas.

Dolor por compresión de nervio en el muslo

En el muslo podemos encontrar principalmente la afección de dos nervios: el nervio ciático y el nervio femoral.

La comprensión del nervio ciático, produce un dolor en el muslo por la parte posterior que puede irradiar hasta el pie. Normalmente esta compresión suele tener su origen en el nacimiento del nervio ciático a nivel de la columna vertebral a nivel lumbar debido a una hernia. Incluso más habitual todavía es que la compresión esté causada por el síndrome del piramidal, es decir que el nervio se ve comprometido en la zona central del glúteo por compresión del músculo piramidal.

Por su lado, el nervio femoral produce dolor en la cara antero-lateral del muslo. En este caso, la compresión del nervio (femoral) es producida por el ligamento inguinal. Este ligamento tiene un recorrido oblicuo y va desde la espina ilíaca anterosuperior y el tubérculo púbico es decir la parte más anterior de la ingle. El nervio femoral que pasa justo por debajo de esta estructura puede sufrir una compresión.

Dolor en el muslo de origen circulatorio

Dentro de los problemas que pueden cursar con dolor en el muslo, el más llamativo es quizá el conocido como “síndrome del escaparate”. La enfermedad arterial periférica produce un estrechamiento de las arterias, esto lleva a que la irrigación sanguínea  a las piernas sea deficiente. Debido a esta irrigación disminuida, cuando el paciente camina experimenta calambres dolorosos tras recorrer distancias cortas, de ahí el nombre de “síndrome del escaparate”.

Otra causa puede ser un coágulo sanguíneo  a nivel del muslo, generalmente debido a un reposo prolongado, una inmovilización prolongada de la pierna, una vida sedentaria, etc. Si el coágulo es a nivel superficial no suele ocasionar problemas graves, pero si el coágulo está en una vena profunda podría llegar a causar una embolia pulmonar. Por eso, si no encuentras el origen de tu dolor en el muslo deberás acudir al médico cuanto antes.

Causas según la zona del dolor

Dolor en el muslo y cadera

El dolor de muslo y cadera principalmente suele estar causado por los puntos gatillos tanto a nivel lumbar como glútea.

Dolor en el muslo y rodilla

El dolor de muslo que se irradia a la rodilla puede ser por dos razones. Por un lado, por razones nerviosas tanto en el caso del síndrome del piramidal como en el caso de la compresión del nervio femoral. Por otro lado, por los puntos gatillos presentes en la musculatura que pueden irradiar el dolor desde los muslos hasta la rodilla.

Dolor en el muslo y pierna

El dolor de muslo que se irradia a la pierna suele ser causado por el nervio ciático. Este nervio sale por la columna lumbar y recorre toda la pierna hasta llegar al pie, por lo que cuando hay una irritación del nervio el dolor se refiere en todo su recorrido.

Dolor al caminar

El dolor de muslo al caminar se suele relacionar con 3 causas principales. Por un lado, puede ser un tema muscular, ya sea por un tirón o una rotura muscular, puntos gatillos, etc. Por otro lado, puede ser por un tema nervioso que con la actividad se intensifica el dolor. En estos casos el dolor suele ser punzante y se puede seguir el recorrido del dolor con el dedo. Por último, por la disminución de la irrigación a la pierna por la enfermedad arterial periférica. En este caso el paciente siente calambres e incapacidad para seguir caminando con la necesidad de parar para recuperarse. Esto se suele dar a partir de los 50 años en personas fumadoras y con sobrepeso.

Tratamientos ante el dolor en el muslo

Algo fundamental para saber que tratamiento aplicar es identificar correctamente la lesión. El fisioterapeuta o el médico son los profesionales cualificados para ayudarte en este sentido.
Los tratamientos más utilizados para estas afecciones suelen ser:

Medicación

La medicación es una forma de disminuir el dolor a corto plazo. Pese a que su acción es casi inmediata, la mayoría de las veces no va a solucionar el problema de fondo. Pueden tener buenos resultados como analgísicos y antiinflamatorio. No obstante, al tratarse de una lesión, se recomienda abordarla desde más amplio, especialmente mediante terapia manual y/o ejercicio.

Reposo

El reposo no quiere decir dejar que la lesión se recupere por si sola. Para que sea efectivo, hay que utilizarlo como una herramienta más en la recuperación. Cada lesión tiene unos tiempos de recuperación determinados y es importante conocerlos y respetarlos. De este modo evitaremos que puedan surgir complicaciones que alarguen los tiempos de recuperación.

Fisioterapia

El masaje como técnica de fisioterapia, suele ser una de las técnicas más utilizadas y efectivas.  Además el fisioterapeuta sabrá pautar los tiempos de reposo así como otras pautas de ejercicio, crioterapia etc.

En Clicfisio podrás encontrar profesionales que te ayudarán ante una lesión o molestias en el muslo sea cual sea su causa.

Esteban

Esteban

Fisioterapeuta y Licenciado en EF

Entradas relacionadas

Cómo actuar ante una lumbalgia
Dolor
¿Qué es la lumbalgia?
Dolor
Dolor en los gemelos
Dolor
Cómo aliviar el dolor de espalda por frío
Dolor
Dolor de cuello, cómo aliviarlo
Dolor

Únete a nuestra NEWSLETTER

Recibirás en tu email nuestras ofertas y nuevas publicaciones de nuestro blog.

En Clicfisio utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace del mismo. Si continua navegando estará dando su consentimiento al uso de lo mismos. Para obtener más información visita la política de privacidad y cookies de Clicfisio